Header Ads

ad

Khosro Adibi: "Mi vida es como los malabares"

Khosro Adibi, director de la compañía LesPesPis y fundador del "International Performers Lab" habló conmigo después de dar por culminada su semana de talleres en Lima.

Crónica Vegetariana (léase con tenedor y cuchillo)

Rumbo a Miraflores, conversamos en el taxi sobre Les PesPis....

¿De dónde sale el nombre?
Es una historia muy graciosa, mi mamá no podía pronunciar el nombre de la gaseosa PEPSI y decía Pes Pis, así es como nace el nombre.

¿Quiénes conforman la compañía?
Les PesPis nace con la idea de que gente de todas las naciones la conformen. Es muy difícil manejar una compañía sin un presupuesto fijo así que busco armar proyectos con los bailarines invitados a participar de los proyectos coreográficos. Estos son recogidos a lo largo de mis viajes, por lo que existe una red de bailarines en todo el mundo a través del laboratorio que he venido trabajando.

¿Tú los invitas?
Sí, yo he venido trabajando con talleres de los que salen bailarines invitados a participar del International Performers Lab, en el que la idea es investigar a través del movimiento y la improvisación un ritmo propio y conseguir una red de artistas del movimiento que como dije antes puedan juntarse cuando sean convocados. En esta ocasión en la Casa Tupac, dirigí un taller que duró tres días y del cual algunos fueron invitados a tomar el International Performers Lab.

Caminando por LarcoMar, es innegable hablar de la vida. No por el lugar citadino, sino por el mar. la brisa, el frío, a todos lleva pensar en la profundidad y en la oscuridad.

Me pregunta qué estudio, le respondo que periodismo aunque no piense seguirlo. Me dice porque no seguir la danza y le contesto "Porque tengo miedo".

La danza de por sí es difícil.

Me habla de una pasión por la danza:

¿Qué crees de la danza desde una visión financiera?
Es difícil vivir de ella. Mi vida es como los malabares. Hay momentos en los que hay dinero y otras temporadas en las que no hay, en las que se me caen las bolas. Meses en las que no se dicta ningún taller y otros en los que tengo la agenda llena por meses.

Buscamos sentarnos junto al precipicio, junto al mar profundo; hace frío.

Yo sufro de resfríos constantes y él viene invitado a la Católica el día siguiente. Así que decidimos entrar y buscando qué comer tengo que traducir la cartilla. Vegetariano. El menú de hoy será vegetariano. Pizza vegetariana de pimientos, cebolla, y aceitunas y una tapa de aceitunas (que no es otra cosa que un trocito de pan con aceitunas (3 soles.... horror!).

¿Dónde tienes sede en estos días?
En Bélgica. Mi estudio está allá. Pero básicamente me mantengo viajando constantemente, últimamente por Sudamérica: Brasil, Colombia, Chile. Justo ahora me dirijo allá.

Esta foto la tomé cuando caminábamos rumbo a casa de Pachi. Y aunque una sonrisa se dibuja en el rostro de Khosro, uno puede vislumbrar una tristeza en sus ojos.

¿Eres iraní o belga?
Soy iraní.

¿Cómo se produjo tu llegada a Bélgica?
Es una historia un poco triste y aún ahora me duele contarla. Siendo joven fui un activista político que luchó por el cambio social en Irán, en el proceso largo de la revolución iraní.

Cuando esta se dió, subió al mando, el Ayatollah Khomeini que lejos de seguir un orden social decidió ejecutar a todos aquellos que ayudaron a su victoria. Por eso muchos como yo decidieron escapar del país. Desafortunadamente a mi me atraparon y me encerraron cuando viaje a Arabia Saudita.

¿Qué sentiste en ese momento?
Cuando entré a la cárcel y me metieron a la celda, pensé que no saldría más. Estuve preso en 3 cárceles distintas, la primera fue una celda unipersonal muy oscura, la segunda fue una celda comunal en la que no podíamos ir al otro lado de la celda por temor a no poder regresar y la última fue una prisión en el desierto donde prácticamente no había nada de agua.

Llegué a pesar 49 kilos.

¿Cómo lograste escapar?
Yo fui deportado de Irán. Nunca más podré regresar allá. Al menos por ahora... La oficina de las Naciones Unidas en Genova se interesó en mi caso, pero tardó 6 meses en poder sacarme de donde me encontraba.

Un buen día llegaron los guardias a mi celda y sin decirme nada me llevaron al aeropuerto, ya frente a la puerta del avión recién me sacaron las esposas.

Cuando llegué a Amsterdam (era ahí donde me habían enviado) no sabía donde estaba ni si me recibirían, asi que simplemente caminé siguiendo a la gente por el pasillo. No conocía el idioma, a duras penas me podía comunicar y lo último que pude hacer fue divisar a lo lejos una pancarta con mi nombre.

Por 9 meses las Naciones Unidas me dió lecciones de idioma, y me mantuvo protegido en un campo de refugiados. Fue realmente una etapa muy muy triste.

¿En qué te han cambiado todas estas experiencias?
Creo que en ver las cosas desde otras perspectivas de descubrimiento. Yo he trabajado en casi todas las materias que uno pueda pensar. He tenido toda calidad de labores: desde limpiar casas, hasta la carpintería.

Todo esto en el afán de aprender y de mejorar a todo nivel. Trabajé de todo no solo para pagarme los estudios de Artes Visuales en el Hogeschool voor de Kunsten Utrecht sino también para afianzarme a mí mismo.

Lo conocí en la danza con un trabajo muy preciso sobre la investigación del espacio y la improvisación y eso me llamó la atención.

¿Cómo llega tu ingreso al mundo de la danza?
Yo estudié artes visuales y performance asi que el interés estaba dado de antemano, pero al iniciarme en la danza mayor, supe que mi nivel de investigación tenía que ser muy personal fue así que me dediqué a la exploración del espacio y del movimiento improvisado con estructuras que hacían que el cuerpo humano se convirtiese en un medio completo de desarrollo.

Es así que me acerco a la danza y empiezo a estudiar danza en la "School for New Dance development" en Amsterdam.

¿Cómo te contactas con la compañía Rosas?
Las Rosas fueron una de las razones por las cuales me enamoré de la danza. Ellas tienen un video "Rosas baila Rosas" que me inspira muchísimo.

Anne Teresa de Keersmaeker se contactó conmigo porque había escuchado de mi trabajo y me llamó para trabajar con su compañía haciendo la clase de calentamiento riguroso que las chicas llevan.

Cuando me convocó me moría de miedo porque Anne es muy quisquillosa, de hecho muchos la consideran muy dura: 'tough' y no le gustan los errores. Creo que hay que ser duros y estrictos para mantener una compañía de la calidad de Rosas por tanto tiempo. Además el hecho de estar trabajando con una agrupación a la que respeto tanto me hacía pensar en que mi trabajo debía ser muy eficiente.

La entrevista llega a su fín,

Sé que tienes un novia
Tenía.

¿Ya no más?
No. El viajar por tantos lugares y estar lejos de casa hace casi imposible continuar una relación que de por sí necesitas cuidados interiores.

¿Es tan difícil o aún no quieres asentarte?
Es difícil tomar la decisión hasta aquí nomas, pero creo que no tener el tiempo libre y los viajes constantes hacen que la realidad de tener un hijo y una familia sean una historia lejana para mí.
Acabo de terminar una relación con mi novia y creo que no es el momento de iniciar una familia. No quiero perder esa posibilidad de moverme cuando yo lo decida y de tomar decisiones muy propias. Creo que de comprometerme con la familia, eso se acabaría.

¿Cómo defines tu vida?
Mi trabajo principal de investigación es la improvisación y creo que eso no se da de a gratis. Creo que tengo una búsqueda muy personal de lo que es improvisar; de recibir el destino y abrazarlo y en ese sentido creo también que mi pasión por la danza comanda mis decisiones, haciendo de ellas un testimonio vivo de la vida haciendo lo que a uno le fascina.

2 comentarios

moi dijo...

olin muy linda entrevista. gracias.
es interesante haber tomado el taller y ahora conocer tambien un poco mas la vida de quien te enseña.

Terpsicore dijo...

Es cierto Mois, siempre es bueno conocer a quienes nos enseñan, pues siempre nos conmueven sus historias de vida.